Energía de vida que recubre el alma y reconforta el ánimo. Rayos de luz que iluminan el camino y que difuminan las dudas que se vierten en el café de la mañana.

Y en el cielo, el faro que abre el horizonte en amaneceres inquietos de pasiones y entusiasmo, sin perder la sonrisa de una nueva indumentaria, un traje resplandeciente que te llena de alegría, que te cubre el rostro de vitalidad extrema. Y vestido de amarillo dan ganas de comerte el mundo, de disfrutar de tus pasos y del amor que te rodea. ¡Vístete de sol! Pon la luz en tus manos y descúbrete.

La luz sobre la oscuridad

Los momentos oscuros, esos instantes tenebrosos que todos tememos, se presentan en nuestra vida sin ser llamados, sobrevenidos cuando menos te lo esperas. Negrura y desesperación resienten el ánimo y la congoja llama a tu puerta, llenando de pesimismo tu mundo. Te ves caer sin remisión al abismo y la luz apenas asoma por la esquina.

Pero de repente, en el momento más oscuro de la noche, por lontananza, allí dónde la línea del horizonte se pierde, comienza la aurora del nuevo día, la calma tras la tormenta y la luz resoluta tras esa temible oscuridad. Amanece y se velan las penas, calmando los sentidos y echando el freno. Empieza a salir el sol y la esperanza brota con el rocío de esas primeras luces.

Y te sientes renacer, portentoso y cálido, cubierto por ese halo de vitalidad, por ese velo de energía que enaltece corazones e invita al renacer cotidiano, tras la noche fatigosa. El amarillo es tu color definido, el amor de tu espíritu y el vestido que mejor te define. Tu sonrisa tras el huracán y el resplandor que sobrecoge. ¡Te atreves a vivirlo!

Rodion Kutsaev

Rodion Kuvsaev

El amarillo es tu color definido, el amor de tu espíritu y el vestido que mejor te define. Clic para tuitear

Vestido de alegría

El amarillo es el color de la alegría y eso me lo ha enseñado mi hijo de 5 años que manifiesta abiertamente cómo se siente en cada momento, diciendo un color. Todo aprendido de un cuento entrañable titulado “El monstruo de colores”. Y yo, siguiendo esa estela, confirmo lo que mantiene mi hijo, que el amarillo es el color de la alegría, del entusiasmo, de la vitalidad y el optimismo.

Y me preguntaréis el porqué de este color, que por que no he elegido el naranja, el rojo o el azul. Y desde que lo entendí, desde que lo vislumbré, ardo en deseos de transmitirlo. El amarillo es el color del sol, del astro rey que da la vida, que ilumina nuestro camino y propicia nuestros pasos en la tierra. El sol en el horizonte, desvela nuestra andadura, tiñendo de luz nuestros rostros sonrientes.

¿Qué sentís al ver el sol cada mañana colarse por vuestra ventana? ¿Qué experimentáis al percibir la fuerza de su luz cada amanecer? Ese placer amarillo, ese disco de energía que se levanta portentoso en el cielo infinito, es la savia de nuestro existir y por eso nos sentimos contentos y felices al verlo en el firmamento. Sentimiento distinto es cuando todo está nublado y el sol está escondido: te sientes apático y mustio. ¿Cómo te sientes hoy?

Hazle cosquillas a la vida y pon el amarillo en tu camino, cúbrete de sol y disfruta del paisaje.

Elijah Bail

Elejaj Hail

El sol en el horizonte, desvela nuestra andadura, tiñendo de luz nuestros rostros sonrientes. Clic para tuitear

Luna en la noche, estrellas del camino

El amarillo también está en la luna, en las estrellas, en las flores del campo, en los mensajes del corazón y en el resplandor de una mirada. La sonrisa del cielo te guía en la noche más oscura, como un faro de esperanza, con forma de queso, que lleva a gala su color. Gesto amable y el amarillo que ilumina el sendero.

La luna es misterio, magia en el entorno del alma, quietud y amistad entrañable que agarra con fuerza los recuerdos, en respiraciones místicas y pausadas. La luna es cobijo y disimulo, guiño y suspiro bajo la manta. Se te pasa el tiempo volando, viendo contemplar esa luna llena que presume de color en el cielo estrellado.

Y las estrellas, con ese color refulgente, siempre han guiado al peregrino y al marinero, desentrañando mensajes y caminos para llegar hasta el destino soñado. Constelaciones de felicidad que invitan a disfrutar de la vida, desconectarnos de los móviles y levantar la cabeza para descubrir un mundo lleno de posibilidades. Mira a tu alrededor, descubre la magia de unos ojos, la sonrisa poderosa y los colores del cielo. ¡Vive el ahora!.

Del gris al amarillo

Abundan los grises y negros, dudas y miedos en el alma, motivos para permanecer en el anonimato y ni siquiera esbozar un gesto alegre. Nos perdemos en nuestra propia soledad y nos cubrimos de niebla. ¡Muestra tu felicidad! Busca en tu tienda favorita, algo amarillo y sumérgete en la vida.

Girasoles, margaritas, plátanos, el trigo a punto de ser cegado, la cerveza, los pollitos recien nacidos, la luz de la aurora y la energía que desprendes al vivir el ahora. ¡No renuncies al entusiasmo y, como dice mi hijo, siéntete amarillo! Porque el amarillo es el color de la FELICIDAD. Y recuerda: “La felicidad no es una estación de llegada, sino una forma de viajar”. 

Mira a tu alrededor, descubre la magia de unos ojos y los colores del cielo. ¡Vive el ahora!. Clic para tuitear

http://compartiendogirasoles.blogspot.com.es

compartiendogirasoles.blogspot.com.es

A %d blogueros les gusta esto: