No esperes más

Nos pasamos la vida esperando, cobijados en ilusiones venideras que suponemos vendrán a consolarnos. Desesperaciones por un tiempo que se marcha sin ser vivido, sin ser atesorado en el corazón de los recuerdos, con el afán del aventurero. Te olvidas de vivir el ahora y ese momento jamás vuelve.

 

Esperas eternas, sin sentir el suspiro del viento, sin dibujar abrazos en la cama ni acariciar los besos tiernos de tus hijos. Estatuas de sal en una estación sin retorno, sin un ahora soleado ni esperanzas que compartir. Es triste pero la espera mata el alma y la priva de todo entusiasmo, de todo afán por descubrir la vida.

No esperes, vive la vida, vive el instante Clic para tuitear

Las frustraciones forman parte del camino, van en nuestra mochila cotidiana, pero no por ello debemos rendirnos a los fracasos y sentarnos en el desván polvoriento de nuestros lamentos. Debemos continuar, sin esperar nada, con empeño, tesón y ganas de vivir el ahora más espléndido.

Vive el ahora

¿Qué tienes miedo? No es más valiente el que dice que no tiene miedo y se lanza sin pensar al vacío; sino el que teniendo miedo se enfrenta a él para vivir con intensidad y energía. Y a pesar de todo, se lanza a vivir el ahora. ¡No esperes más!. El camino se hace al andar y si quieres algo, si anhelas algo con todas tus fuerzas, tienes que ir a cogerlo, sin esperar a que el viento cambie o la suerte te favorezca.

Los buenos marineros no se hacen con los mares en calma Clic para tuitear

Los buenos marineros no se hacen con los mares en calma, y cuando arrecia la tormenta no se quedan esperando a que el temporal pase de largo. Luchan con todas sus fuerzas, fijan amarras y aparejos, y se disponen a vivir esa intensidad que el destino les ha traído. Aprenden de la vida y siguen navegando. Así que no esperes más, no te quedes varado en la arena de la derrota como un ser inerte. ¡Actúa!.

 

El ahora es ese momento fugaz que nos perdemos porque estamos demasiado ocupados pensando en un futuro que está por venir. No esperes, vive el momento antes de que se convierta en un recuerdo lejano y amargo que no te atreviste a saborear.

Momentos irrepetibles

El hoy, el presente, el ahora más grandioso, nos espera para disfrutar de una jornada placentera, un guiño en el horizonte, una mirada furtiva, los juegos más entrañables, una pelea de almohadas, el rayo de sol en la ventana, la lluvia en el jardín, el aroma a café recién hecho, el olor a tierra mojada, la brisa marina en tu rostro, el candor de una manta en invierno, una comida en la montaña, un apretón de manos, un buen libro, el suspiro de satisfacción o la música que te hace vibrar. ¡Eso es el ahora!

El ahora es tan fugaz que nos lo perdemos, ocupados pensando en un futuro que está por vivir Clic para tuitear

El que espera desespera así que no esperes más, actúa con pasión y movido por esas arrebatadoras ganas de vivir, de sentir, de descubrir y colorear la vida. El mundo se nos abre con una paleta de colores enormes, con grandes posibilidades e innumerables regalos para los sentidos. Y si no estamos atentos, pasarán de largo y nos quedaremos sin nada.

 

No esperes más. Siente, descubre, inventa, ingenia, ama, camina, empieza, intenta, abraza y vive el ahora, vive la vida. Si no lo haces así ¿para qué quieres una vida si no la estás aprovechando? Y como regalo, poniendo banda sonora a este artículo, os dejo la canción de Rosana “Soñar es de Valiente” para vivas la vida, para saborees el presente y no esperes mas ¿A qué esperas?

A %d blogueros les gusta esto: