La muerte negra

En el silgo XIV, una terrible epidemia, que se inició en Asia, probablemente en Constantinopla, asoló Europa, llegando a fallecer un tercio de la población, sobre unos 25 millones de personas. Se trataba de la Peste Negra, la pandemia más aterradora y mortal de la historia de la humanidad.

La mayoría de las ciudades sufrieron esta crisis y vieron mermada, considerablemente, su población. En aquellos momentos, sin saberse nada de la enfermedad, los cristianos hacían procesiones piadosas, besaban las reliquias y se reunían pidiendo la salvación. El resultado se tradujo en una plena propagación en entre aquellas comunidades y una devastación. 

Pero, en aquella oleada de muerte, hubo ciertas comunidades donde la mortalidad apenas rozó el 5 %. En algunas ciudades alemanas, como por ejemplo Estrasburgo, el barrio judío apenas notaba la incidencia de la enfermedad. ¿Qué hacían? ¿Qué medidas tomaban?

Medidas Preventivas

Resulta que en el Antiguo Testamento (En el Pentateuco) se recogían, y se recogen, una serie de medidas preventivas en caso de enfermedad contagiosa. Concretamente en los capítulos 13 y 14 del Levítico, que tratan de la lepra, y que se llevaron a efecto en el caso de la Peste. Así, lo primero que hacía era la evaluación u observación del enfermo para detectar si estaba infectado. Un sacerdote lo examinaba y se podía dar dos casos. El positivo y el falso negativo, con dos actuaciones diferentes.

El positivo era aislado en su casa para pasar la cuarentena, confinando en su domicilio, que era clausurado. El falso negativo también se le confinaba o recluía, junto a su familia, para evitar la propagación. A los 7 días era de nuevo observado y si estaba limpio se le declaraba puro y si tenía la enfermedad, se le declaraba impuro y se le ponía en cuarentena. 

En el levítico, por tanto, ya se recogían medidas muy efectivas, y que hoy están de actualidad, para frenar una pandemia: Diagnóstico o identificación de los enfermos, reclusión o confinamiento, cuarentena, higiene concienzuda y eliminación de productos o prendas contaminadas. Pasos cruciales que sirvieron para que la mortalidad en muchas comunidades judías de Europa fuese testimonial.

Pogromos y cuarentena

Los cristianos, al ver esta incidencia de la pandemia en los judíos, no se preguntaron el porqué o los motivos, sino que los culparon directamente de la peste, mediante la intoxicación o envenenamiento de pozos. En consecuencia, ante la desolación y la sinrazón, se iniciaron muchos pogromos judíos en Europa lo que conllevo a la extinción de muchas comunidades hebreas. Y aunque muchos líderes espirituales intentaron frenar la situación, la locura colectiva lo impidió.

Aunque siempre hubo excepciones y algunos médicos italianos observaron estos comportamientos y estas medidas ante la pandemia y la llevaron a efectos. Así Simón de Covina en Venecia, fue el primer doctor que oficializó la cuarentena. Por ello, para la comunidad médica, los capítulos 13 y 14 del Levítico causa fascinación y son documentos oficiales de peso en la historia de la medicina preventiva. 

Es por ello que es fundamental ese primer diagnóstico, la detención, el confinamiento, la higiene y la cuarentena. Medidas que vienen de antiguo y que fueron acertadas ante la pandemia más terrible que ha sufrido el mundo. En la actualidad, ante el Covid-19, debemos actuar de la misma manera para evitar esa expansión.

Todos juntos, codo con codo, saldremos adelante, como ya salieron nuestros antepasados. Quedémonos en casa. 

Y si quieres saber más sobre el tema te puede leer este gran artículo:

Fernández-Vázquez, A. (2016). Historia de la profilaxis ante las enfermedades contagiosas. Medidas preventivas descritas en el Levítico. Cultura de los Cuidados (Edición digital), 20( 46). 

Disponible en: < http://dx.doi.org/10.14198/cuid.2016.46.05

A %d blogueros les gusta esto: