En honor a los valientes

Hoy, en homanaje a todas esas personas que buscan un mañana mejor, al refugiado que persigue un sueño, al desalentado que se asfixia en la guerra, a los que lo han perdido todo y aún así siguen caminando pues lo único que les queda es la esperanza, les dedico un pequeño poema para nunca cejen en su empeño. Desde este blog, pongo un hilo de luz en su camino y pido un poco de cordura para que pare la barbarie.

BUSCANDO REFUGIO

Una duda que asoma,

el desequilibrio en el alma,

la congoja que clama,

la sinrazón, la desgracia,

el hogar destrozado,

la familia arruinada

y un camino incierto

hacia el cruento desierto,

de un mar sin esperanza.

El llanto que tortura,

la piedad amortajada,

la zozobra en la bruma,

y unas miradas abrumadas,

por el peso de la espesura

y la tierra mancillada.

Y el corazón ya no existe

la senda es traicionera,

la espera una quimera

y el refugio del que vive,

con la luz en la ribera,

busca la orilla lejana,

el faro que riela

para vencer al miedo,

que navega por las venas.

 

A %d blogueros les gusta esto: