Tiempo Cumplido

Silencio, susurro parado y quieto

que recorre, suave tu cuerpo

y deja al aire sin alma, Dios

de lejos, una luna y un reflejo.

El color se pierde a lo lejos,

en el horizonte perdido y viejo,

donde el sol ya no mira,

ni lanza suspiros al viento,

donde el sol ya no duda,

tan sólo llora con el recuerdo.

Se marchitó triste tu belleza,

en las ramas de mi tormento,

se fue, ausente y traicionera,

la ilusión que tenía dentro.

Y al irse el tren, las lágrimas

mojaron mi último aliento,

dejé la corriente partir sola,

y el río me devolvió lamentos.

Todo pasa, despacio se va,

adiós de un amor y el intento

de volver a lo pasado, a soñar

que desandamos aquel trecho.

Y el tiempo es soberano,

todo lo roza con su mano,

lo bello lo marchita,

lo marchito lo resucita.

Siempre estamos jugando a ser

dueños del destino, poderosos,

y el tiempo, nos pone sin saber,

en el lugar más doloroso;

porque la partida que ganada

creemos, se vuelve al momento,

perdición de la vida dada,

añoranza por lo que hicimos,

llanto por lo que deseamos

y al final, no vimos cumplido.

A %d blogueros les gusta esto: