Efímero

Siempre me ha gustado esta canción de Manolo García, no sólo por su gran música sino por su magnífica letra, cuajada de verdades. Momentos efímeros que dejamos escapar sin pensar, tras esa marea que lo corroe todo. Instantes no vividos y que se escabullen entre nuestros dedos sin que podamos hacer nada para evitarlo. Desiertos, horas muertas, libros por escribir y páginas en blanco de nuestra existencia. No disfrutamos de ese regalo de vida, de esos minutos atesorados, sino que nos limitamos a deambular como sombras hasta convertirnos en pájaros de barro. ¡Basta ya!

Momentos de juventud por estrenar, de rebeldía, de vitalidad… esta canción nos devuelve conciencias y también nos pone la piel de gallina con su nostalgia. Antes de que todo sea un desierto, antes de que pierdas de vista el mar, tu guitarra y tu barca, vive el instante, el momento, el ahora, disfrutando de esa vida que tienes, porque sólo es una, con sus piedras, llantos y alegrías, pero una vida al fin y al cabo.

No dejes de escribir tu libro, de rastrear los mapas, de rechazar el abandono y subir a las cimas. Pájaros de barro son esos sentimientos escondidos y olvidados, nuestros recuerdos pueriles, esos segundos vitales. No te pierdas más, encuéntrate, deja ya de lamentarte y camina, buscando tu felicidad.

Aquí os dejo la letra de esta maravillosa canción para que la desgranéis.

Pájaros de Barro

Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy cierro yo el libro
de las horas muertas.
Hago pájaros de barro.
Hago pájaros de barro y los hecho a volar.
Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy rechazo la bajeza
del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más.
Siento el asombro de un transeúnte solitario.
En los mapas me pierdo.
Por sus hojas navego.
Ahora sopla el viento,
cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Ya no subo la cuesta
que me lleva a tu casa.
Ya no duerme mi perro junto a tu candela.
En los vértices del tiempo anidan los sentimientos.
Hoy son pájaros de barro que quieren volar.
En los valles me pierdo,
en las carreteras duermo.
Ahora sopla el viento.
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Cuando no tengo barca, remos ni guitarra.
Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana.
Ahora sopla el viento.
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
En los valles me pierdo,
en las carreteras duermo.

Y para mejor deleite y disfrute, os dejo el video acústico de “Pájaros de Barro”. Manolo García, pura esencia.

A %d blogueros les gusta esto: