Y llegó el verano y con él las vacaciones

Es momento de las vacaciones, de la reflexión y el relax, momentos para desconectar y vislumbrar el horizonte, momentos de familia, sonrisas y caminos. Momentos de descubrir paisajes, construir sueños y seguir caminado con el ímpetu de los valientes. Instantes para el sosiego, la calma y la esperanza; al ahora más añorado, la sorpresa cotidiana y un merecido descanso para poner en orden las ideas y los pasos.

Hoy, la ventana de Sonrisas en el Camino, echa el cierre momentáneo aprovechando el periodo estival. Un periplo para buscar la inspiración y el asombro en los pequeños y mágicos detalles. No te dejes amilanar por la vida y continúa tu marcha, luchando por lo que crees y creciendo cada día. Aunque el genero de este espacio de entusiasmo se mantendrá inalterado por un mes y medio, el resto de productos y artículos estarán en plena ebullición. Os invito a que los descubráis, a que os zambulláis en esa lectura y, sobre todo, que disfrutéis de “Piedras en el Camino“. Un libro reconfortante para este verano, repleto de fábulas, poesía y energía positiva.

Y para terminar, os dejo un pequeño chiste, una pequeña historia sobre los giros de la vida, sobre esos pequeños presentes que vienen de vez en cuando a nuestra senda; espero os deje una sonrisa en el rostro y la mantengáis todas las vacaciones.

Pixabay

Sorpresas de la Vida

Una pareja de casados estaba invitada a una fiesta de  disfraces, pero a ella  le dolía muchísimo la cabeza y le dijo al marido que fuera a  la fiesta solo.

ÉL protestó, pero ella dijo que iba a tomarse una aspirina y a acostarse, que no había necesidad de que él se quedara en casa  incumpliendo la invitación. Así que el marido se puso el disfraz y se fue. La mujer después de dormir una hora, se despertó bien, sin dolor, y como era temprano decidió ir a la fiesta.

Cómo el marido no sabía cuál era su disfraz, ella pensó que sería divertido observar cómo actuaba cuando estaba solo. Llegó a la fiesta y enseguida vio al marido bailando con toda chica con la que se cruzaba, tocando un poco por acá y tirando besitos por allá. La mujer se le acercó y empezó a seducirlo. Él dejó a la mujer con quien estaba y se dedicó a la recién llegada (su mujer). Ella lo dejó avanzar todo lo que él quiso.

En un momento él le susurró una proposición al oído y ella aceptó. Salieron, entraron en uno de los coches aparcados y tuvieron sexo de todas las maneras y posiciones.

Antes de desenmascararse, a media noche, ella se escabulló, fue a su casa, se quitó el disfraz y se metió en la cama, preguntándose qué clase de explicaciones le iba a dar su marido.

Cuando él entró, ella estaba sentada en la cama leyendo.

-Le preguntó….¿cómo fue?

-Bueno, lo de siempre, ya sabes que no lo paso bien cuando no estoy contigo.

– ¿Bailaste mucho?

– Ni una sola pieza. Cuando llegué me encontré con Pedro, Guillermo y otros,… así que nos fuimos a la biblioteca y jugamos póquer toda la noche….¡¡¡ Lo que no vas a creer es lo que le pasó al tipo al que le presté mi disfraz!!!

Pixabay

 

¡Felices vacaciones! ¡FELIZ VERANO AMIGOS Y NUNCA DEJAD DE SONREÍR!

A %d blogueros les gusta esto: