Siempre el peor camino

Alguien dijo alguna vez que “lo que nos une es mucho más grande que lo que nos divide”. Entonces ¿Por qué nos empeñamos en buscar esa división? ¿Por qué lanzamos acusaciones y hacemos sangre constantemente? ¿Por qué buscamos el peor camino? ¿Por qué nos envenenamos?

  • ¿A qué viene esta introducción, Carlos?
  • A la pesadumbre que tengo cuando observo ciertos comportamientos.

Agresores sin remedio, genocidas del pasado, ogros despiadados y diablos cegados por la fiebre del oro. Así han vendido a los españoles a lo largo de los siglos, así ha llegado hasta nuestros días gracias a la famosa leyenda negra que fue fomentada por holandeses e ingleses, y jamás combatida por los propios españoles.

  • ¿Leyenda negra? ¿Hoy toca historia?
  • Sí, leyenda negra, una leyenda que llega hasta nuestros días y que aún se fomenta.

Leyenda Negra

En todos los países europeos la inquisición condenó a más personas que en España. Pero para la leyenda negra la española fue la más sanguinaria. Los últimos judíos expulsados de Europa fueron en España pero España fue la más cruel. Inglaterra y Holanda persiguieron y mataron a miles de católicos (no había libertad) pero se vende que España era el demonio. La historia que nos han contando y que aún permitimos que nos cuenten (Y lo que es peor: nos creemos)

En otros países, en concreto en Inglaterra, se vanaglorian de su historia, se sienten orgullosos y la cuentan, para bien o para mal. (Claro que eliminan ciertas derrotas dolorosas que nos le conviene airear). EEUU es el garante y defensor a ultranza de su historia, con tan sólo 300 años de vida, y no le duele en prenda ponerse medallas a la hora de defender lo suyo aunque haya sido tirar bombas atómicas sobre Japón, arrasar a los filipinos tras la independencia, engañar a muchos países o masacrar a los indios del oeste, hasta llevarlos a la casi completa aniquilación (por cierto los malos en las películas del género).

Pero los españoles no gozamos de esa gracias, es más nos avergonzamos de lo que fuimos y se nota en nuestro cine patrio. Si toca película histórica, salimos malparados siempre, con el sambenito de sinvergüenza, codicioso, pendenciero y violento. Nosotros sí fuimos genocidas, eso se vende, a pesar de que la población indígena en todos los países hispanoamericanos roza el 85 %. Eso es lo que tenemos.

Buscando lo que nos une

Y tenemos muchas cosas que nos unen, más que nos separan. Debemos sentirnos orgullosos de lo que fuimos, de lo que construimos. Ya lo ha dicho ese embajador de Panamá, cuyo video se ha hecho viral en internet. Debemos defender esa historia y darla a conocer.

¿Cuántas universidades se crearon en Hispanoamérica? ¿Cuántos hospitales? ¿Cuántos conventos? Se llevó la política de España a las nuevas tierras, que jamás se trataron como colonia. Eran una prolongación de la península y aunque se dice que ya existían las civilizaciones, los españoles llegaron con la civilización occidental en la mente, fomentando el mestizaje y la integración; y así funcionaron hasta la independencia americana. ¿Exterminio? ¿Latrocinio? ¿Robo? Miremos bien a la historia, estudiemos con detalle a los expertos y comprenderemos la grandeza de la empresa civilizadora. 

¿Qué ya había civilización? No creo que hacer miles de sacrificios humanos al año y someter a todos los pueblos sea muy civilizado pero es cierto que ya tenían su cultura y  jamás restaré de ella y que se procuró conservar. De hecho, en las universidades se escribía y se estudiaba en el idioma indígena y estos podían estudiar con libertad (muchos llegaron a altos cargos de la administración imperial, todos ellos protegidos por las leyes dictadas por los Reyes Católicos)

Orgullosos de lo conseguido

Carreteras, ciudades, iglesias, urbanismo, agricultura, ganadería, leyes, industria y una lengua común, que es la segunda más hablada del mundo, usada por millones de ciudadanos. Eso une al mundo hispano y es lo que debe prevalecer. No debemos borrar la historia pues se aprende de ella para no cometer los mismo errores. España es una mezcla interesante que tiene unos cimientos romanos, reminiscencias visigodas y muchos detalles árabes. Todo es historia, todo forma parte de nuestra historia.

¿Pedir disculpas? Es como si saliera el presidente de España exigiendo que el de Italia  pidiera disculpas por la invasión romana y la eliminación de la cultura íbera (Aunque, pensándolo bien, me puedo esperar de todo, e incluso la salida de tono de algún iluminado/a que haga la petición de disculpas por la expulsión de los musulmanes, de los moriscos o de los cartagineses). Lo cierto es que los romanos tardaron 200 años en conquistar nuestra península e impusieron su cultura. Aquello fue una asimilación total, por las buenas o por las malas. Y de allí venimos, con virtudes y defectos, guste o no. Es nuestra cultura latina.

Unámonos en la adversidad, juntemos fuerzas (como tercios viejos) y rememos hacia el mismo lado con la intención de destruir esa leyenda negra que nos separa. Abramos los ojos y conozcamos la verdad. Las cosas que unen a los pueblos hispanos son mayores y mejores que las los separan. Aprendamos a convivir y beber de aquellos cimientos. Sintámonos orgullos y enterremos de una vez la leyenda negra.

A %d blogueros les gusta esto: