Se hace camino al andar

No, no hablaré del Camino de Santiago, ni de la Raya Real con la Blanca Paloma ni de cualquier vereda digna de peregrinación. Hablaré de sendas por trazar, huellas que dejar, esbozos por descubrir, paisajes por admirar, luces que respirar y sorpresas que guardar. Porque sí, porque asi es la vida, seguirán siendo tus pasos, dados con entusiasmo y determinación, los que hagan tu camino, por muy largo que sea y así llevaremos a la práctica lo que dice Lao Zse: “El camino más largo comienza con el primer paso”.

 

Como Decía Teresa de Calcuta, “aunque sea a rastras, tenemos que seguir adelante”,poniendo un pie tras el otro, caminando, pisando fuerte sobre el terreno y viviendo el ahora más inmediato. Tú eres el caminante, tu eres el protagonista.

 

Antonio Machado, en unos maravillosos versos lo describe así:

 

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar.

 

Así que, ya sabes, sólo se hace camino al andar, emprendiendo, atreviéndose, empezando, descubriendo y sorprendiéndonos. No esperes a que el camino se haga sólo, sin esfuerzo por tu parte. Te estarás equivocando.

 

Tu camino empieza en ti

Por mucho que te empeñes, por mucho que te esfuerces en negarlo, tu camino no se hará sólo, no será camino si no empiezas a caminar, si no experimentas la sensación de buscar tu destino y vivir con intensidad esos pasos que das. Todo comienza en ti.

 

El entusiasmo es esa pasión arrebatada que ponemos en las cosas que queremos conseguir, en nuestros objetivos, y todos los caminos tienen una meta, un destino, por eso necesitan de ese entusiasmo, de esa energía de la vida que nos invita a continuar pese a todo.

 

Algunos caminos, por muy prometedores que se vean, por muy bonitos que parezcan, requieren mucho esfuerzo, redoblados recursos y mejor actitud. Y a pesar de los baches, obstáculos y caídas, tenemos que levantarnos, aprended de los errores y seguir adelante con más ahínco si cabe. ¡Eso es hacer camino!

 

Caminante de la vida

La vida seguirá adelante, contigo o sin ti, así que más vale que te pongas zapatillas cómodas y te prepares para caminar, para lanzar tus pasos hacia delante, para hacer camino.

 

Y cuando mires hacia atrás verás con orgullo esas huellas dejadas, esos recuerdos grabados a fuego en la memoria, esas estampas de emoción y esos fogonazos de vida disfrutada. Es satisfacción y grata presencia.

Por que somos tiempo que vivimos en el tiempo, que caminamos disfrutando de este mundo, con sus momentos mágicos, con sus instantes maravillosos y detalles irrepetibles. Tú haces camino, sus pasos son el camino.

 

Y pesar de todo, a pesar de las tormentas y tu fracasos, de las desgracias sobrevenidas y caídas que se presentan sin ser llamadas, tú seguirás haciendo camino, con resiliencia, con energía y optimismo. Porque si te quedas parado, en el sitio que caíste, el mundo avanzará sin ti y te estarás perdiendo la vida que crece a tu alrededor.

 

¿A qué esperas para empezar a caminar? ¿A qué esperas para poner entusiasmo en tus pasos? Tú decides, es tu voluntad de caminar, tu actitud ante la vida, la que trazará el camino, afrontando lo que venga y sorteando los temporales.

 

¿Empezamos?

 

A %d blogueros les gusta esto: