Besos del alma

Roces que lo curan todo, besos que redimen las penas, gestos que te llevan al cielo, que te acogen sin sorpresa, que te conducen entre recuerdos hacia aquel mar sereno, de amor de madre, de amor verdadero, de entrega desmedida, de alma limpia y cándida. Besos a miles, entregados, para marcar tu piel por siempre y sanar las heridas del desconsuelo. Besos sinceros, apasinados y de infinito delirio.

Y sí, son los besos los que te llevan en volandas por la senda del entusiasmo, los que te inundan de ilusión, lo que pintan el fracaso de color esperanza. Son los besos lo que allanan caminos, lo que liman asperezas, los que escalan montañas y limpian la mirada de la molesta arena.

¿Y lo bien que te sienta ese beso maternal? ¿Y esa sensación irrepetible? Por muchas arrugas que surquen la piel y minutos robados al reloj. Y cuando no está, cuando el tiempo se la lleve, la añoranza de esos besos será enorme, inabarcable. ¡A que sí!. Pues recupera esos besos de tus hijos, de tus padres, de tus seres queridos… sembrando sonrisas en el ósculo dado, musitando respuestas calladas, sellando la paz con el acto más tierno y cerrando filas en torno a las emociones.

Los besos curan el alma y dibujan una sonrisa en el firmamento Clic para tuitear

Caricias al viento

Piel con piel, mimo a mimo, palpando lentamente aquel encanto sonoro. Labios que lo dicen todo sin decir nada, sin levantar voces ni proclamar el silencio. Un gesto, un contacto, una mirada, una espera, un apego, un escalofrío que corta el misterio y un ciclón de mariposas que hacen cosquillas en la boca del estómago. Besos, son besos de cielo, de brisa de la mañana, de atardeceres inquietos, de promesas cumplidas y momentos atrasados.

¡No esperes más! Siente bien, respira hondo y besa, como si cada día fuese primavera. El viento te arrastra por paisajes increíbles, jamás transitados. Y sí, sólo con un beso, con el tacto justo de un orfebre reputado y primoroso, rubricarás un regalo, un pacto, un guiño, un presente y una vida añorada. Solo que darlo, te elevas a lo más alto; y si lo recibes, de repente, sin esparlo…. no hay palabras… no puedes describirlo ¿Lo comprendes? ¿Lo sientes? ¿Lo has sentido? ¡A qué esperas! ¡Adelante!

Nunca dejes de dar los besos que debes. Dalos antes de que ya no puedas, antes de que se marchite la primavera Clic para tuitear

Mar de besos

Y con estos besos al aire, con estas palabras sentidas, quiero hacer mi pequeño homenaje al niño hospitalizado, a ese ángel paciente que espera en una fría y aséptica habitación de hospital, la cura para sus males. Una inocencia quebrada por las sinrazones de la vida, pasajera ineludible de nuestro destino. Y no queda otra. Por eso, quiero enviar mi apoyo y mis besos para todos esos guardianes del entusiasmo, pequeños héroes que batallan con su monstruo particular, sin perder la luz de la infancia.

Y para que sigan navegando por el horizonte, repleto de belleza, para que sigan disfrutando la vida, zambulléndose en el arco iris, os dejo esta canción del grupo Bombai, para que transmitáis esta razón, para que os entregéis al máximo, para que os dejéis llevar por la corriente cálida de estos besos candorosos, para que os abandonéis a lo irremediable y deis besos por doquier. Sí, un mar de besos para sonreir al mañana.

¡Mil besos!

 

 

A %d blogueros les gusta esto: