Todo saldrá bien

Viendo la ola de solidaridad que se ha desatado en estos duros momentos, con donaciones de empresarios altruistas que, a su vez, lo están pasando mal, los movimientos voluntarios para ayudar a los demás, el esfuerzo tremendo de los sanitarios para controlar la pandemia, el sacrificio de las fuerzas de seguridad y el enorme trabajo de cajeros, reponedores y repartidores, (además de otros trabajadores y trabajadoras) no me quedan palabras para agradecer lo que hacen.

Y sé, ante este tsunami solidario, ante esta reclusión y ante esta cuarentena repleta de sacrificio, que el pueblo se mantendrá unido y luchará, codo con codo, unido contra el temible enemigo, como pasó en la Guerra de la Independencia, 1808. Por aquel entonces, no había dirigentes en el trono del pais y fue el pueblo llano el que se sublevó contra el temible ejército francés para luchar por la libertad, soportando miserias, muertes y destrucción. Y al final se logró expulsar al invasor.

Y así es el pueblo, así somos y así nos comportaremos ante la situación que nos aflige. Porque sé que todo saldrá bien, que todo se superará y que, al final, tras las decisiones erroneas y tardías de nuestros dirigentes, que están a verlas venir, será el pueblo quien soporte la cuarentena, se encierre y adopte las medidas para contener el virus y no saturar el sistema sanitario.

Yo me quedo en casa

Pero tras la tormenta de la enfermedad, vendrá el desiero de la crisis económica, empresarial y financiera y será el pueblo quien de nuevo soporte el envite. El pueblo sufrirá en sus carnes los impuestos, la falta de empleo y el agobio estructural. Pero unido y solidario, luchando contra los elementos, vencerá en la batalla.

Y por eso mi artículo de hoy, va de sonrisas en el camino más que nunca, para transmitir mi confianza y mi agradecimiento a todos y todas, a los ciudadanos de a pie, que cumplen y ayudan, se esfuerzan y sufren, lloran y temen. “El pueblo unido jamás será vencido“, reza el eslogan y es así pues, sin colores, opiniones ni ideologías, todos conseguiremos salir de este pozo y veremos, al final del camino, un hermoso arco iris.

No desfallezcas, no te rindas, sigue caminando y luchando por sobrevivir, por salir airoso de la batalla. Con tu entusiasmo, tu fe y esfuerzo, y con el de los demás, lo conseguiremos. Mientras tanto “Quédate en casa”, que ya habrá tiempo de salir y agradece la estupenda preparación de nuestros sanitarios, que luchan como jabatos, en el día a día, de esta enfermedad.

Comprender más para temer menos

Decía Marie Curie, primera mujer galardonada con el Premio Nobel: “Nada en la vida debe ser temido, solamente debe ser comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para poder temer menos”

¡No temed! ¡Mucho ánimo amigos! Seguid aguantando y dando pasos en este sendero de incertidumbre. Tened la certeza que por muy dura que sea la tormenta, por muy cruenta que sea la tempestad, al final de todo veremos el sol en el nuevo día.

Espero que todo esto nos sirva para darnos cuenta del valor que tienen las pequeñas cosas: abrazos, besos, sonrisas, apretones de manos, padres, amigos, una cerveza, un café en la plaza o el amor deseado. Uníos en la distancia, abrazaros virtualmente y seguid luchando, no desfallezcáis. ¡Al final lo conseguiremos!

Os dejo una canción que seguros os saca esa fuerza del alma. “Resistiré” del Dúo dinámico para que resistáis, para que aguantéis. Pues cuando todo se vuelva en nuestra contra, cuando el diablo nos hiera con saña, cuando parezca que no haya una salida, revestiremos nuestro corazón de acero, inspiraremos con fuerza y lucharemos hasta el último aliento para ver un nuevo amanecer. Sí, resisteremos y saldremos adelante, porque siempre tendremos Esperanza. Un abrazo virtual

A %d blogueros les gusta esto: