Aprovechado que se acerca el día del padre, os regalo una poesía dedicada a todos los padres y en especial al mío, que lo ha sido todo en mi vida y lo sigue siendo. FELIZ DÍA DEL PADRE

Rocosa presencia que viste la mirada,

perfume perenne de amor y vida,

que guarda la razón desperdigada

de aquellos años de tensa rebeldía.

Aún siento el tacto de tu piel,

cuando de la mano me cogías,

cuando me abrazabas con fuerza,

para calmar mi llanto en un mal día.

Es tu sombra una caricia perpetua,

un beso que sana las heridas,

un anhelo de sueños en tus manos,

Un risa entre juegos divertida,

un suspiro de alivio cobijado,

la paciencia de las horas dormidas,

cuando el tiempo corre demasiado.

Padre, siempre serás mi ejemplo,

te tengo presente en cada momento,

agradezco las noches en vela,

los arrullos que borraban lamentos,

el apoyo firme y constante,

los gestos que esconden silencios,

las cosquillas antes de acostarme

y el esfuerzo entregado y sincero.

Porque tú siempre estás ahí,

para aliviar la carga en mi desierto,

para poner la sonrisa en mi camino,

para matizar mi desconcierto.

Fortaleza, templanza y consuelo;

amor infinito, sacrificio y solidaridad;

no tengo más que contar, así te veo

y te digo: Te quiero mucho Papá.

A %d blogueros les gusta esto: